Paciencia

10.02.2011 12:00

Paciencia es una de las virtudes que enseña a resistir y soportar los infortunios y trabajos con entereza y resignación propias del hombre digno y superior, que sabe evitar siempre caer en el ridículo de la irritación o del desconsuelo que se producen en muchos casos por las adversidades de la vida. Es una de las virtudes que la Masonería enseña a cultivar con mayor esmero, sólo por la paciencia y la humildad, es como se puede llegar a obtener grandes cosas. El que tolera y soporta los trabajos y las adversidades con resignación y sin que su ánimo se altere, es un verdadero Masón, un hermano insuperable.

 

¡PACIENCIA! Es el fundamento de las grandes cosas; la paciencia domina los ímpetus que trastornan la calma, la calma hace que el pensamiento dé todo lo que debe dar, si el pensamiento está agitado no puede pensar bien y por tanto no podemos hacer de él todo lo que necesitamos. Se necesita valor para tener paciencia, porque hay que estar dominando el espíritu que todo lo quiere tan veloz como el pensamiento. Tener paciencia no es ser preciso, sino hacer las cosas con calma reflexiva. Con calma se llega al éxito; todas las cosas se dominan con el tiempo, el pensamiento y la acción. La paciencia es la gran virtud de los sabios, de los fuertes y de los genios. Una reflexión más que debemos tener siempre presente es este mandamiento de la Ley Masónica: Ama siempre desde el punto más alto que puedas alcanzar. No ames por compasión cuando puedes Amar por Amor; no perdones por bondad, cuando puedes perdonar por justicia; no enseñes a consolar cuando puedes enseñar a respetar.

 

V:.H:. Rosa Huesca de Santiago, Ex Gran Maestra

Gran Oriente Femenino de Veracruz

Presidenta del Consejo Masónico Nacional 1991-1995 y 2001-2004